La llegada de Anthony Davis a los Lakers

LeBron comienza a armar su franquicia en Los Ángeles. Así como lo hacía en los Cavaliers, también pone presión en los Lakers para armar una plantilla competitiva que pueda entrar en los playoffs y competir para tentar, al menos, unas finales de la NBA en la próxima temporada. El ‘Rey’ de la NBA, con sus 34 años encima, considera que le quedan un par de años más al mejor nivel, que pueda levantar a la institución angelina a quedar – al menos – entre los ocho mejores de la Conferencia Oeste. Y, para ello, necesita de superestrellas – como él – para ganar partidos y mantener una buena racha de triunfos que permitan tenerlos en una posición expectante frente a equipos consolidados como los Warriors de Curry y Durant y los Rockets de Harden. 

El primero en encontrar casa en Los Ángeles es Anthony Davis, el pívot de 26 años que pertenecía a los New Orleans Pelicans. ¿Un gran fichaje? Definitivamente, en todos los aspectos. Con 2.08 metros y 115 kilos de peso, ‘La Ceja’ impone presencia bajos los dos aros: en la marca es un cerrojo para quienes desear penetrar hacia la canasta y, en el otro lado de la cancha, muestra una agilidad no acorde a su tamaño para encestar, clavar balones y ganar rebotes a la ofensiva. ¿Es un apoyo para LeBron? Por su supuesto. En su primera temporada, LeBron cargaba con un equipo plagado de jóvenes y otros veteranos que no apoyaron mucho, que digamos, a mantener el ritmo de juego que tenía Los Ángeles antes de que lesionara el ‘Rey’ en la temporada regular. 

LeBron ahora puede confiar en Davis para que juegue de pívot y así él pueda volver a estar de alero – su posición natural – o por qué no como ala pívot para acompañarlo. Frank Vogel, nuevo técnico de los Lakers, tuvo la mejor etapa de su carrera al mando de los Indiana Pacers, en donde potenciaba mucho el juego bajo el aro con la presencia de jugadores – de calidad media para alta – como Roy Hibbert (increíblemente retirado con 31 años) y el otro retirado David West. Sumado a Paul George, ahora en el Oklahoma City Thunder, Vogel llevó a los Pacers a los dos finales de Conferencia del Este, en donde precisamente LeBron y su Heat de ese entonces lo eliminaban en partidos reñidos de seis a juegos ya años atrás. De hecho, seguro LeBron tuvo el ok en la aprobación del entrenador de 46 años, quien dirigirá a su tercer cuadro del mejor básquet del mundo, teniendo también como experiencia al Orlando Magic. Pero, vamos con otras interrogantes sobre los Lakers y Davis.

¿Funcionará en Los Ángeles? No queda duda de que promediará más de 20 puntos por partido y capturará más de diez rebotes también, números que tenía en los Pelicans. No obstante, el punto en contra es el negocio que acuerdan los Lakers para el traspaso: Lonzo Ball, Brandom Ingram, Josh Hart y tres primeras rondas del Draft, en donde uno ya fue seleccionado. Los Lakers, prácticamente, le han dado todo su futuro a New Orleans, confiando que Anthony Davis será su jugador franquicia por al menos seis a ocho temporadas en la NBA. En Los Ángeles ni una primera ronda les ha servido de los Draft: casi todos los han entregado. Ingram fue el segundo en el 2016, Lonzo Ball fue el segundo en el 2017 y D’Angelo Russell (quien puede volver) en el 2015. 

Con ‘La Ceja’ se apuesta a lo seguro, la romperá, pero mucho futuro en riesgo.       

TAGS

COMPARTIR