¿El final de Messi y Cristiano?

Betsafe te trae una crónica de lo que fueron los 4 primeros partidos de Octavos de Final de la Champions League hecha por tu enmascarado favorito.

Sin que la gran mayoría del público sepa qué se está jugando (entre quienes nos incluimos) se abrió el telón de la ronda de octavos de final de la tercera competición de clubes más importante del mundo – obviamente que las dos primeras son la Copa Libertadores y la inenarrable Copa Perú – siendo el único resultado predictible, la derrota del Leipzig como local ante el Liverpool. Puesto que tanto Barcelona como Juventus, sucumbieron ante sus rivales de turno, PSG y Porto. Mientras que Dortmund, con un Majin Boo flaco imparable – nos referimos a Haaland – obtuvo un resultado importantísimo de cara a sus opciones de pasar de fase al imponerse al todopoderoso de la UEFA Europa League que en la Champions no lo es tanto, el Sevilla.

Y porque no somos ajenos al gusto y morbo popular, desarrollaremos las derrotas de Lío y Cristiano, sentenciando que el argentino pasó de disfrutar al lado de Dani Alves a tener que mortificarse con Mingueza, mientras que el luso dejó de recibir balones aéreos y al espacio para esperar que su equipo le ceda el balón después de trecientos ochenta y cuatro infructuosos pases. No obstante, como diría el siempre recordado Pablo Javier Bengoechea Dutra, esto es fútbol y cualquier cosa puede pasar en la vuelta, siempre y cuando estos dos monstruos recuerden sus jornadas épicas de mediados de semana.

En cuanto a los otros protagonistas de la jornada de mitad de semana, los de Anfield tienen pie y medio en la siguiente ronda, y el Cantolao alemán no debería tener problemas en sellar su paso a cuartos de final, mientras siga contando con el titán noruego en ataque.

Así que ya lo saben, la jornada de octavos de final de la Champions arrancó con todo, y para la próxima semana el Cholismo, el Bayern, el Real y el City, tendrán la opción de afrontar sus cotejos como el Liverpool o perecer en el intento como los equipos de Messi y Cristiano.

¿Apostamos?

Que estén bien, chau.